"EL ARTE URBANO DE LOS ARTISTAS CALLEJEROS EN EL EJE CENTRAL DE LA CIUDAD DE LA PAZ"

Ratio:  / 4
MaloBueno 
Dos son los aspectos principales que han guiado el desarrollo de la presente investigación: en primer lugar, el problema definido a partir del cual se estableció la estructura metodológica que hizo posible que dicha investigación pueda llevarse a cabo, y en segundo lugar la estructura esquemática de la tesis.
Silvia Carol Rios Arrueta

Dos son los aspectos principales que han guiado el desarrollo de la presente investigación: en primer lugar, el problema definido a partir del cual se estableció la estructura metodológica que hizo posible que dicha investigación pueda llevarse a cabo, y en segundo lugar la estructura esquemática de la tesis.

Estructura metodológica de la tesis

            Primeramente, se estableció claramente lo que se quiso investigar, en relación al arte urbano que realizan los artistas callejeros en el eje central de la ciudad de La Paz.  Para luego proceder a realizar las delimitaciones espacio-temporales.


            De esta manera la evidencia empírica manifiesta que de un tiempo a esta parte las manifestaciones artísticas callejeras han ido presentándose, producto del sistema en el que vivimos, que de a poco ha ido despersonalizando a la sociedad, sumergiéndola más en la cotidianidad.  Consecuentemente esta forma de hacer arte, es una manera de mostrar el rechazo al sistema, pero la misma tiene la característica tanto latente como manifiesta de ser muy singular, ya que dicho rechazo no es convencional a los hartamente conocidos (huelgas, paros, bloqueos, marchas).  Asimismo, las manifestaciones artísticas callejeras proponen a su público ocasional la reflexión y  el análisis acerca de su cotidiano vivir. 

Realizada esta exploración la pregunta fundamental que guió la investigación fue ¿cuáles son las causas por las que los artistas callejeros se dedican a esta actividad?.  A partir de este planteamiento y su correspondiente justificación, para guiar el proceso de la investigación se plantearon objetivos generales y específicos.  Después, se formuló una respuesta tentativa, que consistió en la siguiente hipótesis: el estilo de vida, las actitudes y formas de pensar de los artistas callejeros, contestatarias al sistema, son los principales factores que inciden para que se dediquen al arte urbano.

            En cuanto al método utilizado.  Toda la investigación se basó en el método deductivo en virtud a que se partió de afirmaciones generales para pasar a hechos de carácter particular.  El estudio en cuestión, es novedoso para la Carrera, por lo que la investigación es de carácter exploratorio, pero también es descriptivo porque trata de caracterizar a los sujetos que hacen a la investigación, además es cuali-cuantitativa.

           Dado que se trata de un estudio de primera aproximación se recurrió a un muestreo no probabilístico, en el que se seleccionaron a 40 artistas callejeros que fueron encuestados  y simultáneamente se aplicaron 15 entrevistas.

Temporalmente, la investigación se llevó a cabo en el año 2003, realizando el trabajo de campo los meses de octubre y diciembre.  Espacialmente, para que la investigación sea viable técnica y operativamente en el proceso, se la realizó en Bolivia, utilizando como lugar físico a la ciudad de La Paz y específicamente al eje central (comprendida desde la Plaza Pérez Velasco hasta el Prado de la ciudad) en virtud a que en este lugar se dan a conocer de manera más visible las manifestaciones artísticas callejeras.
            Asimismo, se recurrieron a técnicas de recolección de información primaria y secundaria las cuales hicieron operativa la investigación.

Estructura esquemática de la tesis

            Para que la exposición y desarrollo de la presente investigación sea coherentemente lógica a fin de procurar facilitar su mejor lectura y comprensión el esquema que se ha utilizado es sencillo.  En tal sentido se podrá advertir que la investigación se divide en tres capítulos
.
            El primer capítulo que hace referencia a la estrategia metodológica utilizada, ya dada a conocer anteriormente.

            El segundo capítulo relacionado al marco teórico, en el que se plasmaron los fundamentos teórico-doctrinales que sustentaron la investigación.

            Se apeló en primera instancia al estudio de la juventud, ya que un grupo mayoritario de los artistas callejeros está constituido por un grupo etáreo juvenil.  Así, se tocaron los planteamientos de José Baldivia, de Pedro Chico Gonzales y Pedro Blasco Cano, éstos tienen como planteamiento básico que la juventud es una etapa que no es comprendida por la sociedad ya que la considera como una etapa muy conflictiva y llena de tensiones, consiguientemente señalan que el joven no está psicológicamente preparado para obedecer sino para cumplir con la misión que le ha deparado la naturaleza que es precisamente poner en la estructura social ilusión, decisión y empeño por la mejora.

            También se hizo referencia a la filosofía de vida de los artistas callejeros, que se enmarca básicamente en el movimiento romanticista y la corriente filosófica existencialista: el romanticismo que tiene como postulados principales el sentimiento, imaginación, vivencia y añoranza, los típicos románticos eran hombres jóvenes, muchos de ellos estudiantes que tenían una mentalidad expresamente antiburguesa.  La corriente sobre la que descansa la filosofía de vida de los artistas callejeros es el existencialismo cuyos máximos representantes son: Sören Kierkegaard, Martín Heidegger y Jean Paul Sartre los cuales plantearon que la existencia del hombre es más importante y está antes que la esencia.

            Dado que los artistas callejeros utilizan como espacios privilegiados las calles para dar a conocer su arte, nos pareció importante abrir un punto acerca de la concepción de lo urbano, por consiguiente, lo que se trató de dar a conocer en este acápite es la evolución histórica que ha sufrido el término de lo urbano y sus diversas definiciones; así con Néstor García Canclini, se cayó en cuenta que en la actualidad lo urbano y en consecuencia la ciudad deben ser entendidos como espacios imaginados, pues gracias a los artistas callejeros que se constituyen en informantes -a través del arte que expresan- se puede imaginar las culturas que han conocido y la suya propia; este hecho hace que sea posible que pueda llevarse a cabo un diálogo intercultural.

            Posteriormente, el próximo acápite trata del arte en la actualidad, y al igual que en el anterior, se infirió que en la actualidad, en cuanto al arte se refiere, ya no hay referentes de legitimidad, por lo que ahora existen diversas combinaciones, de tal forma que el arte se transfronteriza, y los artistas en particular unen lo global con lo local.  También se hizo mención al arte contestatario, que nos mostró dos aspectos en los que se materializa aquel, el primero referido al neohippismo y el segundo relacionado a que en la actualidad el artista debe estar provisto de mucha versatilidad para que no quede anquilosado en sus teorías.

            De la realidad social concreta, se observa que la sociedad construye diversos adjetivos para identificar  a los artistas callejeros.  Por lo mismo, con la ayuda de Erving Goffman se hizo una exposición sobre los artistas callejeros como seres estigmatizados y marginados, también se mostró la identidad de los artistas callejeros, de la misma manera se señaló el modo en que Trabajo Social puede intervenir en lo que se denomina arte urbano.  Así, primero se asumió que la sociedad y específicamente la profesión debe empezar por aceptar y respetar la forma de vida que tienen los artistas callejeros para luego poder trabajar con ellos.

            El tercer capítulo versa sobre el análisis e interpretación de los resultados, tanto de los cuestionarios como de las entrevistas realizadas a los artistas callejeros.

            Posteriormente se dan a conocer las conclusiones a las que se llegaron después de terminada la investigación y las recomendaciones dadas específicamente a la profesión.

Realizado y terminado todo el proceso de investigación y consecuentemente la exposición del tema "El arte urbano de los artistas callejeros en el eje central de la ciudad de La Paz" se dan a conocer algunas conclusiones, las cuales no deben ser asumidas como acabadas, pues están abiertas al debate.

En primera instancia se dirá que el arte urbano es una de las formas elegidas por las personas para expresar su desacuerdo a los modos estandarizados de vida que tiene la sociedad.  Por lo tanto, esta forma de expresión es identificada como neohippismo que es la herencia del hippismo manifestado a mediados de la década de los 60'.  Debemos asumir que este nuevo tipo de expresión no presenta la forma pura que la primera.
 
El modelo neoliberal en el que nos desenvolvemos requiere que las personas que viven en el mismo tengan ingenio y perspicacia para poder sobrevivir en aquel, en consecuencia el arte callejero, es una de las formas bastante creativa (como lo dijimos anteriormente) de sobrevivir, pero también de expresar y manifestar el descontento que tienen sobre las formas de vida habituales en las que vive la sociedad.  Así el arte urbano que realizan los artistas callejeros es una forma de vida y una estrategia de sobrevivencia.

La forma de manifestar el descontento -por parte de los artistas callejeros- al sistema no es convencional o acostumbrada por la sociedad, esto ocurre precisamente por el gran contenido de creatividad e ingenio que encierra en esencia el arte urbano.  Por lo tanto las expresiones artísticas callejeras son manifiestas o evidentes cuando se las realiza en las calles o plazas de la ciudad de La Paz, pero generalmente en el Eje Central, y dan a conocer a su público la pérdida de valores y la despersonalización en la que vive, proponiéndole la reflexión y el análisis; y son latentes u ocultas cuando se ve pasar por las calles y/o avenidas de la ciudad de La Paz a personas con un vestuario y/o peinado estrambótico que manifiestan con gran sutileza su contraposición al sistema, estas personas son precisamente los artistas callejeros, los cuales al ser distinguidos por las personas se constituyen inmediatamente en el centro de atención; así, expresan de manera clara que su filosofía de vida es existencialista.

En este contexto, es importante realizar un análisis acerca de lo que se denomina "lo urbano".  Consecuentemente diremos que en la actualidad aquel es un lugar privilegiado capaz de transmitir valores, costumbres, formas de pensar de diversas personas que habitan en diferentes lugares, propiciando un diálogo intercultural entre los espectadores y los artistas callejeros.  De esta manera al expresar los artistas callejeros su arte (mediante la música, el teatro, la danza, etc.) también comunican los sitios que han visitado (comunidades, regiones o países), así por un momento vivimos de manera imaginada el lugar expresado.  Por lo mismo, las expresiones artísticas callejeras, dentro el espacio urbano, deben ser consideradas como aquellas que pueden proponer diálogos interculturales ya que en los mismos es posible el rescate de diversas culturas que pueden comunicarse sin que se constituyan en burdas e insustanciales manifestaciones de alineación.

También es importante destacar que el arte en la actualidad debe ser entendido como aquel en el que se puede reflejar distintas combinaciones (hiperrealista, surrealista, etc.).  De esta manera el artista al reflejar una obra pone en situación de copresencia todo lo que ha conocido.  En consecuencia, los artistas callejeros, tratan de reflejar sus formas de pensar a través del arte urbano, en el que se maneja distintas mezclas (que han sido obtenidas por los artistas callejeros en el transcurrir de sus viajes por el mundo).  Por consiguiente, podemos denominar a los artistas callejeros, artistas glocales, porque integran rasgos de diversas culturas estableciendo relaciones transfronterizas.

Las manifestaciones artísticas callejeras son practicadas en un gran porcentaje por una población joven, comprendida entre las edades de 19 a 25 años.  Esta etapa puede asumir una posición reivindicativa o de alineación.  En consecuencia la etapa juvenil -en el presente estudio- es un período de la vida que se constituye en reivindicativo al proponer el cambio de actitudes a su entorno.  Los jóvenes que se dedican al arte callejero manifiestan abiertamente su rechazo al sistema y a las formas de vida convencionales.  Es necesario destacar también que dicha etapa al pasar al período de vida adulto retoma las costumbres, valores e ideales que había rechazado.  De esta manera, los artistas callejeros que pertenecen al período de vida adulto son los que realmente tienen mayor probabilidad de asumir el arte callejero como proyecto de vida.

El carácter errante que identifica a los artistas callejeros, está asociado a la edad, el estado civil y en consecuencia al grupo familiar.  Así, podríamos inferir que una mayoría de los artistas callejeros que realiza este proceso de movilidad física se encuentra ubicado dentro la etapa juvenil, cuyo estado civil es soltero y consecuentemente sin ser jefe o jefa de hogar.  En síntesis es una persona libre.
Las expresiones artísticas callejeras en cuanto tales son un instrumento que utilizan los artistas callejeros para poder realizar:

1. Un proceso catártico; se constituye en un instrumento a través del cual se puede transmitir  los sentimientos, formas de pensar o denuncias que quiere expresar el artista, los cuales son materializados en el arte callejero.
2. Las expresiones artísticas callejeras y los artistas callejeros emanan implícita y explícitamente que la sociedad deje de lado actividades de tipo convencional y reflexione sobre éstas, por lo mismo se constituye en una expresión de autenticidad.
3. En consecuencia el arte urbano también encierra un contenido educativo, pues al reflejar el estado de la sociedad, da a conocer como se encuentra la misma  sugiriendo el cambio de actitudes a los ocasionales espectadores.
De este modo podemos evidenciar que el arte urbano es una actividad que trasciende la simple e insustancial expresión de talento y destreza o una estrategia de obtención de recursos pues dicha actividad encierra en su esencia muchos otros aspectos más.

El estudio realizado señala que los artistas callejeros reciben un trato subvalorado, discriminatorio y peyorativo por parte de la sociedad.  Los mismos son tratados como personas que trabajan por unos centavos para poder subsistir, ya se ha expuesto que esta percepción es errónea.

La participación que la mujer tiene en el ocasional espacio callejero es -en la mayoría de las expresiones artísticas callejeras- la de un objeto visual.
Cuando hablamos de arte callejero debemos tomar en cuenta que esta actividad tiene una identificación con la que hacían los trovadores, juglares o ministriles en la Edad Media, los cuales iban de feria en feria o de país en país a entretener a su público. Consecuentemente, cuando se hace mención a estos antecedentes es importante concluir que el arte urbano o callejero si bien está dirigido a un público transeúnte ocasional, al momento de constituirse el artista callejero en un sujeto que lleva su arte a las zonas urbano-populares de nuestra ciudad, se identifica en gran manera con éstas, por consiguiente el tipo de arte que realizan es también popular.
Por otro lado, de acuerdo al estudio realizado se hace necesario realizar las siguientes acciones de acuerdo con la especificidad de la profesión:

1.  Dentro la función de Asistencia Social, la profesión puede viabilizar -a través de un proyecto- la construcción de una infraestructura que pueda albergar a los artistas callejeros en su paso por Bolivia y específicamente por la ciudad de La Paz, ya que los mismos al pisar suelo paceño deben contar con un presupuesto que les permita alojarse en algún sitio, lo cual resulta en ocasiones una limitación de tipo económica para los mismos.

2.  Dicha infraestructura, debe también promover actividades artísticas, por lo tanto deben existir capacitadores en distintos tipos de arte dirigidos no sólo a artistas extranjeros sino también a bolivianos.
3. En cuanto a la profesión, Trabajo Social puede emplear los servicios de los artistas callejeros  dentro de los niveles de intervención de caso, grupo y comunidad de la siguiente manera:

3.1      Nivel de caso:  Los artistas callejeros al expresar su arte pueden constituirse en emisores terapéuticos de cambios actitudinales, dicha actividad puede ser realizada en hospitales y en diversas instituciones donde la Trabajadora Social pueda propiciar la participación de aquellos.

3.2      Nivel de grupo:  En éste, los artistas callejeros pueden tener un papel de animadores, pero también pueden dar a conocer los temas específicos de la profesional de manera distinta a la convencional.

3.3      Nivel de comunidad:  Aquí los artistas callejeros pueden realizar actividades de motivación, animación, sensibilización y promoción social a la comunidad en su conjunto.

4.  Dado que las expresiones artísticas callejeras se constituyen en una actividad educativa porque promueven el cambio de actitudes; dentro la función de Educación Social, la profesión también puede contratar los servicios de los artistas callejeros para realizar eventos de tipo educativo que puedan promover el cambio de los conocimientos, habilidades y actitudes de las personas con las que se trabaja.

4.1      Dentro de la Educación Popular, los artistas callejeros pueden propiciar diferentes técnicas educativas, dentro del proceso metodológico (práctica, teoría, práctica mejorada)

4.2      Dentro del modelo educativo Constructivista que es el que se encuentra vigente, los artistas callejeros pueden enseñar en los Colegios a niños, niñas y adolescentes a "aprender a aprender", es decir, pueden brindar instrumentos e insumos para que se pueda llevar a cabo el proceso de aprendizaje, de esta forma se podrá potencializar la creatividad de los sujetos.

5. Bajo la lógica de la Educación no Formal, los artistas callejeros pueden constituirse en capacitadores de personas (niños, niñas, adolescentes, jóvenes, adultos y/o adultos mayores) deseosas de potencializar sus habilidades artísticas.

6.  En necesario que la profesional en Trabajo Social también se capacite en distintos tipos de arte (música, títeres, teatro, canto, etc.) teniendo como maestros a los artistas callejeros, ya que el accionar de la profesión tiene estrecha relación con los individuos, por lo tanto requiere de ciertas habilidades artísticas para poder desenvolverse de la mejor manera con las personas, grupos y/o comunidades.

7.  Trabajo Social como profesión puede realizar campañas de sensibilización para que el rechazo hacia los artistas callejeros sea neutralizado, tratando de que la sociedad comprenda que es importante el respeto al otro.

            Finalmente, en la parte de anexos se muestra el cuestionario aplicado a los artistas callejeros, así como  la guía de entrevista, la operacionalización de la hipótesis y el plan de análisis.